Páginas

domingo, 4 de febrero de 2018

Sobre ese trato con ella


-->
La muerte siempre me ha intrigado. Acosado. Me habla al oído en medio de las carcajadas. Se mete bajo la piel cuando abrazo a mis hijos. Observa atenta los momentos más preciados de mi vida. Hemos hecho un acuerdo aunque ella no ha respondido,  no se acercará demasiado hasta que haya rebasado los 85. Me hablará de frente una tarde de jacarandas durante una sobremesa divertida cuando nuestra conversación sea el quita risas. Mientras tanto acecha. Se encarga de que no olvide su presencia. 

Me intriga también el dolor que generan sus visitas. Cuando saluda a alguien mas lloramos como si desconociéramos nuestro destino, como si ignoráramos que tarde o temprano seremos el otro, el que se va.