Páginas

martes, 27 de noviembre de 2012

En México y EUA #tenemossismo


Mientras en la ciudad de México #tenemossismo, también #tenemosmiedo, quedan días para que termine la gestión de Marcelo Ebrard y el asunto de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México y las balas perdidas de Cinépolis siguen en el aire.
Mientras tanto en Estados Unidos #tenemosuntelenovelon de esas historias que que sólo podrían salir de la pluma de algún maquiavélico escritor pelado con cupido, amante de las teorías de la conspiración y que tiene claro que los grandes conflictos mundiales siempre tienen como inicio un lío de faldas. Los personajes son
DAVID HOWEL PETRAEUS, casado con Holly Knowlton y era hasta hace una semana director de la CiA.

PAULA BROADWEL, una mujer de 40 años, escritora y biógrafa de David Petraus, y casada con Scott Broadwell.

JILL KELLY, socialité de florida, 37 años, casada con el Dr. Kelly y amiga de David Petraeus y John Allen, nuestro cuarto personaje. Ah, y tiene una hermana gemela que también forma parte de la historia.

El General John Allen Comandante de las Fuerzas Armadas Estaudounidenses en Afganistan, nominado a ser Comandante de la Otan, nominación que se encuentra detenida por la historia de amor que estoy por narrarles, todo obra de una mujer celosa.

Jill Kelley, la socialité de florida comenzó a recibir correos electrónicos amenazantes. Tenía un buen amigo en el FBI a quién le pidió que investigara. El buen amigo encontró que los correos venían de Paula Broadwell, quién sostenía un romance con el director de la Cia y estaba celosa de la amistad de Jill con su amante. El FBI encontró que Paula tenía comunicación con Petraeus o en un intercambio de correos de amor regulares como lo haría cualquier mortal, los mensajes se dejaban en el folder de Borradores de una cuenta de correo y ahí los podían leer cualquiera de los dos que accediera. Cuando el superior de Petraeus se entera de la investigación que estaba en manos del FBI  le pide renuncie así el general hace lo propio citando motivos personales y la relación que sostenía fuera del matrimonio con su biógrafa.

Mientras el FBI investigaba, también encontró miles de correos electrónicos en tono de coqueteo en entre Jill Kelley y John Allen, motivo por el cual su nuevo nombramiento se encuentra en suspenso. Aunque ambos han negado que existiera una relación más allá de la amistad entre los dos. Salvo por el favor que tanto Allen con Petraeus hicieron a la hermana gemela de Kelley escribiendo a su favor en un pleito por la custodia de su hijo.

Pero seguramente recuerdan al agente del FBI que dio inicio a toda esta investigación, pues él tuvo que ser puesto fuera del caso ya que también encontraron que le mandó a Jill una foto de con el torso desnudo.
Así que mientras tiembla tanto en México como en EUA por distintas razones, el que ríe a carcajadas, es cupido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario