Páginas

jueves, 24 de enero de 2013

Cassez y ahora viene el libro, la película y lo que se junte en la semana



Curioso el fenómeno de la fama.
Dentro del México indignado por la liberación de Cassez obviamente por la sensación de que las víctimas fueron ignoradas en el proceso, están aquellos que además se lamentan cosas como la seguridad que se le otorgó para trasladarse al aeropuerto, el vuelo en primera clase (Alondra de la Parra iba en turista) y el recibimiento de primera plana que se le dio en su país. Cabe mencionar que seguramente fue demasiado flashazo porque algunas de sus declaraciones denotan que estaba un tanto confundida: Florence dijo a los medios que ella siempre había sido libre, en su mente, pero la SCJN le otorgó su inocencia. De verdad quiero pensar que esta declaración fue un error de quien la tradujo porque: 1.- La Suprema Corte ni siquiera se pronuncio por su inocencia y 2.- ¿En su mente no era inocente

Regresando al tema de la fama. ¿Cuántas veces ha sido una mala historia, o mas bien una muy buena mala historia con enormes errores la que ha llevado a algún personaje a la fama? Y de esta fama saltar a los medios de comunicación, las telenovelas, los programas de televisión, las revistas y por qué no hasta los puestos en la política. Y casos de estos no sólo en México si no en el mundo entero. Bastaría tomar como ejemplo más banal el caso de Mónica Lewinsky. En 1999 se negó a firmar un autógrafo diciendo que era conocida por el tipo de cosas que no es tan bueno que te conozcan. Sin embargo, esas no tan buenas habilidades por las que e le conocía la llevaron a cobrar 500,000 USD por su participación en el libro La Historia de Mónica, $1 millón por los derechos internaciones que de la entrevista que le hizo Barbara Walters y un par de apariciones en Saturday Night LIfe y hasta conductora de un reality show para Fox.

En México también tenemos nuestra propia historia a la hora de olvidar el verdadero fondo de las historias que saltan a la fama, anteponiendo a los personajes a sus verdaderos hechos y así nos preguntamos con un tono de indignación ¿cuál será ahora el destino de Florence?

No hay comentarios:

Publicar un comentario