Páginas

miércoles, 27 de marzo de 2013

Nuestro gobierno es mala madre

No hay duda, el gobierno es una mala madre. No me refiero a una autoridad en específico, o al gobierno local o federal, en algún momento todos acaban comportándose como la peor de las progenitoras.

Oaxaca y Guerrero son un buen ejemplo, los maestros aprovechan la temporada vacacional para cerrar carreteras o tomarlas, bloquear comercios, lo que sea con tal de ser escuchados y que sus negociaciones sean fructíferas. De la misma forma que lo hace un niño de 2 años empeñado, valga las proporciones, en que su mamá le compre un juguete. Como la mamá dice que no, el niño se tira al piso, patalea y llora tan fuerte que podrían escucharlo en Marte (planeta en el que se dice viven las madres pacientes, se dice, porque nadie las ha visto). Él no hace este escándalo en la privacidad de su casa, lo hace en el centro comercial, en casa de los abuelos o donde crea que podrá incomodar más. Una madre inteligente levantaría a su hijo del piso con cara de aquí no pasa nada y lo trasladaría a un lugar en donde pudiera seguir haciendo su berrinche sin incomodar ni ponerse en peligro, una vez que dejara de llorar y amenazar con hacerla quedar como la pero mamá del mundo, entonces hablaría con él, pero como esta es una magnífica madre hay algo que nunca haría: comprarle el juguete.

Los que tenemos hijos sabemos que a la hora de educar en el pecado llevamos la penitencia, hoy los maestros de la sección 22 de Oaxaca amenazan que si sus peticiones no son cumplidas en tiempo y forma volverán a su versión adulta del berrinche en el piso.

Ahora vamos al DF en donde gobernar como mala madre parece herencia familiar que se transmite a través de las generaciones. Una buena madre le dice a su hijo "Te doy 3 para que te sientes", "1, 2..." Si al llegar al 3 el niño no ha obedecido, la madre se habrá encargado de sentarlo. Una mala madre hace así: "Te doy 3 para sentarte, 1, 2, 2 y medio, 2 tres cuartos.... uno, dos..." El gobierno del DF nos dice: "Tienen hasta Marzo para pagar su tenencia haciendo uso del subsidio, ya es Febrero, ya es Marzo, ya es mediados de Marzo... está bien, les damos hasta Abril". No sé si las autoridades lo noten o si siquiera les importe pero cada vez que apapachan al hijo desobediente es como si castigaran al que se porta bien. Luego no se quejen de la baja recaudación de impuestos. Y es que al igual que a una mala madre, nuestros gobiernos han perdido autoridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario