Páginas

martes, 30 de abril de 2013

A mi no me gustan los niños

Me he topado (pocas veces por fortuna) con personas que me dicen con toda naturalidad: "A mi no me gustan los niños". Se supone que quienes tenemos hijos debemos ser políticamente correctos y responder un respetuoso -No comparto pero respeto- y evitarles las inconveniencias de ponerles a nuestros hijos cerca. Un comentario así está tan mal y debería ofendernos tanto como si alguien se atreviera a decir: "A mi no me gustan los viejitos".
Ser niño no es una condición predeterminada, es una etapa, es temporal. Podría llenar este espacio con frases comunes sobre como todos tenemos un niño dentro o que la infancia es el futuro del país pero la ecuación es mucho más sencilla: los niños, aquellos seres que algunos deciden que no les gustan, son los que trabajarán mañana para que puedan pagarse sus pensiones.
El portal Children's Rights ha medido distintos países conforme su cumplimiento a los derechos de los niños los países mejor calificados son
Liechtenstein
San Marino
Andorra
Nueva Zelanda
Monaco
Los que se encuentran en la lista roja ocupando los últimos cinco lugares son
Niger
República Democrática del Congo
Afghanistan
Somalia
Chad

México ocupa el lugar 111 de 196 países, eso no nos sitúa en un cómodo punto medio, sino en el rojo calificado como "situación muy difícil" los puntos que se toman en cuenta para esta medición son mortalidad, expectativa de vida, pobreza, educación, bajo peso al nacer, VIH, trabajo infantil, matrimonio infantil, mutilación genital, impacto ecológico para el futuro de los niños, derechos y libertades, la satisfacción con la vida y la guerra y otras situaciones de violencia.

Respetar a los niños no es sólo responsabilidad de sus padres, lo es de todo aquel que se tope con ellos, no sólo estás creando una mejor sociedad, les estás enseñando cómo deberán tratarte a ti cuarenta años más tarde.

22 comentarios:

  1. Yo lo he dicho algunas veces cuando me preguntan, porque no tengo hijos?. La realidad es que no puedo ser madre y es tan doloroso y ademas hay personas que no tienen porque saberlo, que la manera mas facil de terminar la conversacion es, porque no me gustan los niños
    La verdad es que los amo, y cuando veo un bebe todavia me mueve el corazon y me entristezco-

    ResponderEliminar
  2. Señora anónima: no seré yo quien le diga como debe responder. Mi educación y respeto, no me lo permiten. Pero deje que escriba un pensamiento que aveces ronda por mi cabeza ¿cuantos niños/as, habrá en el mundo esperando que una familia les acoja; cuantos? Le deseo que con o sin hijos, sea rabiosamente feliz.

    P/D. Saludos desde galicia Pam. ;)

    ResponderEliminar
  3. No conozco a ninguna persona a quien no le gusten los niños y que sea admirable. Hay papás que "adoran a sus hijos" y les dan "tiempo de calidad", no nos engañemos, los niños requieren tiempo completo especialmente cuando son menores de 3-4 años. Los niños necesitan que sus padres los atiendan, esto en la práctica es complicado y lo más cómodo es refugiarse en el trabajo e ignorarlos, argumentando que se trabaja por ellos.
    Saludos y Gracias por hacer periodismo inteligente!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mí no me gustan los niños y no me considero ni más ni menos admirable que las personas a las que sí les gustan. Me estoy acordando de un libro que he leído recientemente en el que la autora se queja de que la llamen egoísta por no querer tener niños. ¿Ser padre te convierte en altruísta? Hay gente sin hijos por elección propia que dedica su tiempo a la caridad (con abuelos, animales, etc.). ¿Todos los padres hacen eso? No. En cuanto al artículo y la comparación con el "no me gustan los abuelos". En realidad, mucha gente lo piensa aunque no lo diga. Mucha gente babea cuando está cerca de un bebé ("Ayyyyy, qué cositaaaaaa"). ¿Lo hacen con los abuelos? No. Pues ya está. Yo lo digo bien alto: a mí no me gustan los niños.

      Eliminar
    2. Me ha gustado tu comentario, es cierto, muchos no dicen que no les gustan los viejitos, porque no es sociablemente aceptado, tampoco el que no te gusten los niños es aceptado, pero últimamente hay más gente que lo expresa, me cuento entre esas personas. Yo tampoco tengo hijos y no quisiera tener, pero amo a mi perrita y trato de ayudar en lo que puedo al Centro de Atención Canina y Felina, y hasta el día de hoy soy muy feliz, con mi esposo, mi perrita y mi trabajo.

      Eliminar
  4. Yo creo que es diferente decir "no me gustan los niños" a "no respeto a los niños". A mi no me gustan los niños porque demandan tiempo, dinero y esfuerzo. Son lindos cuando están de buenas pero si no tienes la vocación o responsabilidad de criar y educar a uno, es mejor no tenerlos. Digamos que habemos adultos que no queremos estar con niños y eso no quiere decir que seamos desgraciados moustros simplemente nos desesperan o fastidian. Pero, no hay duda de que un niño merece respeto y cariño. Si uno esta a mi lado lo trato como se debe de tratar a un pequeño ser humano, y si viera que alguien maltrata o le hace algo malo a uno obviamente lo defenderia. La decisión de tener o convivir con niños es personal y muy respetable; para ser amargado, frustrado y de malos sentimientos no se necesita más que decidirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. totalmente de acuerdo lo que pasa es que a mucha gente les cuesta trabajo aceptar que sus gustos no son los de todos

      Eliminar
    2. Yo creo que mas que un tema de gusto es un tema de respeto.

      Eliminar
  5. Que poco tolerante el artículo, yo tengo hijos, pero si a una persona no le gustan los niños, no le gustan nomás pues. Y sería bueno también que así como la autora pide respeto para los niños, los padres respetaran a los demás que no tienen por qué soportar a sus hijos cuando lloran en el cine, molestan en los restaurantes, a las mamas que se sacan la pechuga delante de todos para amamantar, etc. El que no le gusten los niños a algunas personas no significa que los maltraten. Yo he visto mas intolerancia de los adultos con hijos hacia gente sin hijos que viceversa. Es claro, el que tiene hijos tiene que hacerse responsable de ellos y dejar a los que no tienen, no quieren o no les gustan tranquilos. Cuando yo no tenia hijos me molestaba igual la actitud de los padres con sus angelitos y ahora que los tengo hago lo posible para no ser la típica mamá que se cree un ser bendito por tener hijos, no soporto que mis hijos molesten a los demás que no tienen ninguna obligación de aguantarlos. Creo que mas que los niños lo que molesta es la actitud de los padres que no poenen límites.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah se me olvidaba, un poco para explicarte el sentido del respeto a los niños sociedades mejor organizadas en las que los niños están con total libertad por las calles con la garantía de que nada les va a pasar, no sólo es un tema de seguridad, también es de respeto, Japón un buen ejemplo. Y en cuanto al cómo se comportan los niños "insoportables o mal educados" ojalá puedas leer esta historia http://eatocracy.cnn.com/2013/03/26/the-waitress-the-autistic-girl-and-the-broken-hamburger/

      Eliminar
  6. Pues no se, pero me choca lo poco tolerante que eres con aquellos a los que no nos gustan los niños... si yo que, adoro a los animales, hiciese un artículo exactamente igual pero en vez de llamarse "no me gustan los niños" se llamase "no me gustan los animales" seguro que muchos se sentirian ofendidos, simplente hay gente a la que no le gustan los niños, mientras que se les trate bien no veo el problema...

    ResponderEliminar
  7. Yo jamás irrespetaría a un niño, pero sinceramente me siento muy incómoda con ellos cerca y no puedo decir que me gustan si no es cierto. No soy un monstruo, me parece sumamente injusto el generalizar. Es más, me parece un mayor irrespeto mentir acerca de lo que siento y pienso. Para todo hay gustos, y sinceramente prefiero a los viejitos o a los animales.

    ResponderEliminar
  8. A mi tampoco me gustan los niños en general aunque a mi sobrino en particular lo quiero muchisimo y paso bastante tiempo con él,tiempo de calidad.
    Su madre,mi querida hermana que se autoproclama amante de los niños solo por qué ha tenido uno, es incapaz de madrugar para llevarle al colegio, cosa que hace nuestra anciana madre.No pierde tiempo cocinando platos equilibrados para que crezca sano y fuerte si no que descongela lo primero que encuentra y gracias.
    Podria seguir horas escribiéndo sobre las negligencias de mi hermana con la educacion de su hijo pero seguro que ya habeis pillado el concepto.
    No me gustan los niños pero seria incapaz de hacerles algun mal y no por eso soy un bicho raro.
    Un bicho es alguien que trae hijos al mundo para no ocuparse de ellos y se llena la boca diciéndo que le gustan los niños.
    Y de esa gentuza por desgracia yo si que he encontrado màs de la que quisiera.

    ResponderEliminar
  9. No es ninguna virtud tener hijos, solo hay q tener sexo y no ponerse el condon, como tampoco es virtud criarlos, alimentarlos, etc simplemente es cumplir con nuestra obligacion porque ellos no pidieron venir y para traerlos hay q estar seguro de darles todo lo q necesitan... Ahora hay mujeres q se sienten santas por ser madres, y miran a los demas como si ellas tuvieran privilegios, vamos, solo hay q no ponerse condon, nada de virtud en eso...

    ResponderEliminar
  10. Totalmente de acuerdo, no soporto a los padres que creen que uno debe aguantarles los berrinches y malcriadeces a sus niños. Y tampoco me gustan los niños, aunque pensándolo bien, quizás no me gusten los niños maleducados y los padres engreídos :)
    En fin, aunque parezca contradictorio, yo si quiero tener hijos, pienso que pues, serán míos. Del artículo, demasiada intolerancia...

    ResponderEliminar
  11. Pamela. Sobre los sentimientos, gustos y preferencias no se manda. Quienes no gustamos de los niños no decidimos nacer así. Simplemente así somos, y sanseacabó.

    Claro, una cosa es que a uno no le gusten los niños y otra, muy distinta, el maltratarlos o faltarles al respeto de una manera agresiva (hago hincapié en esto último porque muchos padres consideran que quien ignora a sus hijos o quien no secunda sus impertinencias o, en fin, quien no se pone a hablarles con voz de idiota y no les hace muecas para que se rían es "faltarles al respeto"). Eso ni yo, ni muchos de los que no soportamos a los niños, lo haríamos jamás. Por una sencilla razón: no queremos nada que ver con ellos.

    Coincido contigo en que en el tema de los niños hay un grave problema de intolerancia, pero es de ustedes, los "niñeros" (yo les llamaría, más bien, "pedólatras"). Ustedes han implantado una especie de "pedocracia", un sistema de leyes no escritas según el cual todos los adultos tenemos la obligación de querer y soportar a los niños, aún y cuando éstos no sean ni hijos ni parientes nuestros. Entonces, según ustedes, tenemos la "obligación" de soportar sus gritos, sus ruidos, sus estropicios y todo lo demás porque sí, porque a ustedes se les da la gana. Y para legitimar lo anterior, inventan ustedes una serie de sofismas totalmente risibles, como que sacas a relucir en tu texto, en el sentido de que, en el futuro, ellos pagarán mis pensiones (es lo justo: yo pasé años pagando impuestos para mantener sus escuelas de la SEP, sus libros de texto gratuitos, sus guarderías del IMSS e ISSTE, sus sistemas de vacunación y un largo etcétera).

    Yo creo que el problema que subyace en todo esto es que ustedes, los padres, han renunciado a la obligación de controlar a sus hijos. No sé si porque se dejaron influenciar por teorías pesudocientíficas ("no se vayan a traumar", etc.) o, simplemente, porque ustedes tienen sangre de atole y son incapaces de ejercer una mínima autoridad. Los dejan hacer lo que se les viene en gana, incluso importunar a los demás. De modo que, cuando los otros protestan, es más fácil apuntar hacia "ese viejo amargado que no soporta a mis niños" en lugar de voltearse el dedo y señalar su propio fracaso como padres.

    Esa es la realidad -terca y dura, como todas las realidades- que ustedes saben, pero que se niegan a admitir públicamente, Pamela; y que prefieren disfrazar, perfumar y "pasteurizar" con textos como el que has escrito.

    ResponderEliminar
  12. Pues a mi tampoco me gustan los niños y lo digo abiertamente, ¿por què deberia avergonzarme? No les odio, no les maltrato, simplemente me siento mas a gusto si no estan cerca armando barullo y no creo ser una mala persona por eso. Cada uno es muy libre y mientras yo respete a quien le gusten creo que tambien debemos ser respetados los que no nos son gratos.

    ResponderEliminar
  13. Si alguien tuviera la desfachatez de decirme que soy egoista por no gustarme los niños, le respondería con toda tranquilidad que entonces él es un metomentodo y un irrespetuoso por meterse en mis asuntos. Yo no me meto en la vida de los que eligen tener hijos, mientras no se los tenga que cuidar yo, me parece perfecto. Asi que, si yo no me meto en sus vidas, que tampoco opinen ni se metan en la mia. Asi de claro y simple. Mas respeto a todas las opciones de vida es lo que hace falta.

    ResponderEliminar