Páginas

miércoles, 17 de abril de 2013

Y Venezuela se arma de palabras

No podemos hablar de Venezuela y dejar de lado el discurso del ahora nombrado presidente Nicolás Maduro. Al ganar las elecciones por un pequeño margen menor al 2% que en las últimas horas él ha definido como amplio.
La oposición pidió el recuento de votos, primero dijo que sí, luego que no. La oposición salió a las calles y el anunció que prohibiría el avance de los manifestantes. En el mismo discurso, en la misma línea dijo: no lo voy a permitir, hagan lo que quieran.
En otro momento agregó
-Si me quieren derrocar aquí estoy, con un pueblo y la fuerza armada
Menos mal que aclaró que no estaba solo, quien quiera ir por él tendrá que recordar más que el tema del pueblo, el de la fuerza armada.
En su voz, ya como presidente se siguen escuchando palabras como: arribistas y líderes del odio. En México sabemos muy bien como es que la elección de unas palabras y no otras son las responsables de construir la realidad letra por letra. No enfrenta a la oposición desde el trono del triunfador, sino desde la trinchera con el arma cargada (y el ejercito atrás, ya lo dijo). Siete muertos se cuentan ya por los enfrentamientos y el discurso de Enrique Capriles es también revelador, llama a sus seguidores a no salir a las calles, quién lo haga, está de su lado, no del nuestro.
Nicolás Maduro habla de su constitución, la que lo legitimaría: como hermosa y milagrosa, poderes interesantes que no creo se le hayan asignado a ninguna otra en el mundo. Mientras tanto EUA calificó de imprudente la proclamación de Maduro como presidente. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos sigue teniendo a Venezuela junto con Honduras y Cuba en la lista negra de los países con mayores violaciones a los derechos humanos. México se apresuró a enviar sus felicitaciones y digo que se apresuró porque dijo lo siguiente: Este triunfo se da en el contexto de una jornada electoral con amplia participación del pueblo venezolano y en un reconocido ambiente de paz. Ooops!
Y el mundo entero observa mientras nos preguntamos ¿viajarán a Venezuela para festejar con el nuevo presidente los mismos mandatarios que fueron a despedir a Chávez?

2 comentarios:

  1. Hola Pam! La terquedad de algunos lideres políticos no tiene límite día tras día se escuchan idioteces políticas, que ciegan la visión de desarrollo y crecimiento de un pueblo latinoamericano rico en recursos naturales, al igual que nuestro país. Entonces cada quién manifiesta ideas y opiniones que confunden cada vez más al ciudadano venezolano, si debe repetirse la elección, se tiene que respetar las leyes establecidas en aquél vecino país...Cada quién debe enfrentar sus propios problemas y nadie más.

    ResponderEliminar
  2. Solo permítaseme una puntualización. No estamos solos en el mundo, ni ningún país se puede atribuir el ser su ombligo. Hoy en día, una decisión tomada en un país, no afecta solo a ese país, sino que con frecuencia afecta a otros, a no ser que se rechace el sistema político que nos hemos dado (el cual tenemos que ir mejorando a medida que avanzamos).
    Nicolas Maduro con sus decisiones, está poniendo en grave riesgo la estabilidad de la región ya de por si con cierta frecuencia inestable, y eso, si incumbe a su entorno.
    Reconozco que el sistema político democrático no es perfecto pero si es el menos imperfecto que conozco ¡Claro, que si lo que quieren es un régimen único y totalitario a la cubana, allá ustedes!
    Según Henrique Capriles, la Constitución Venezolana no tiene previsto repetir las elecciones, por lo cual, solo queda el camino del "reconteo". Dificultoso camino en las actuales circunstancias.

    ResponderEliminar