Páginas

martes, 11 de junio de 2013

La red que nos espía

Es motivo de escándalo que el gobierno de Estados Unidos tiene permiso para vigilarnos mediante la información que compartimos en internet, los correos electrónicos y lo que decimos en las redes sociales y me pregunto ¿qué tiene eso de nuevo?
El problema está en que nadie lee las letras chiquitas, en la sección de Política de Uso de Datos de Facebook el sitio aclara cuál es la información que tienen sobre ti:
1.- La que tu subes: nombre, edad, fecha de nacimiento, correo electrónico y sexo (eso si no decides poner también tu teléfono)
2.- Lo que compartes: las actualizaciones de estado, las fotos, lo que comentas en la publicación de un amigo, cuando indicas que una página te gusta, los lugares en los que has hecho check in.
3- Lo que tus amigos dicen de ti: cuando suben tu información de contacto, te etiquetan en una foto, te agregan a un grupo o te recomiendan a sus contactos.
4.- Cuando interactúas: ves la biografía de alguien mas, envías o recibes un mensaje, buscas a alguien ,publicas cosas, tomas fotos con metadatos que es aquella información que va pegada a la foto y dice a qué hora y en qué lugar la tomaste. La ubicación desde dónde estás ingresando a tu Facebook, si tienes cerca o no a alguno de tus amigos, los juegos que usas etc…

Sin importar las medidas de seguridad que tengas, para Facebook siempre es considerada información pública: tu nombre, fotos de perfil y portada, redes a las que perteneces, sexo y nombre de usuario.

Algo similar sucede con Google, cada página, cada anuncio, las palabras que utilizas en los correos electrónicos son parte de un archivo que cuenta tu historia y tus interesas. Estas empresas saben todo de nosotros porque somos el manjar de cualquier anunciante que puede mandar sus mensajes a públicos más que específicos.

¿Qué pasa cuando esta información la solicita un gobierno por motivos de seguridad? Ya nos quedó claro que en Estados Unidos las empresas privadas tienen que cooperar, pero también en México, por ejemplo, las compañías de telefonía móvil están obligadas a dar información como la localización GPS de teléfonos celulares cuando se sospeche que están siendo utilizados en la comisión de un delito como secuestro o terrorismo.

En el 2012 la Sedena gastó 5 mil millones de pesos en equipo para intervenir conversaciones de teléfonos celulares, extracción de mensajes SMS, correos electrónicos. listas de contactos y fotografías entre otras monerías. En el sexenio pasado Josefina Vázquez  Mota acusó a funcionarios del Gobierno Federan de estar grabando sus conversaciones telefónicas y el intento de asesinato contra los hermanos Monreal fue frustrado gracias a escuchas de conversaciones por celular.

La regla es muy sencilla, si no quieres que algo se sepa, no lo subas a la red, porque el hecho de que tu información pueda ser utilizada para espionaje por parte de algún gobierno es sólo el más optimista de los panoramas

1 comentario:

  1. Muy terrible.... sin duda, pero si los que no son mas que los buenos pero se juntan, y pagan por alta tecnología por tenernos ubicados espiados y que después saben mas que nuestra propia familia y nos secuestran hacen uso de nuestra identidad para violentar nuestros derechos y posesiones hacen terrorismo etc etc creo que se vale que ese tipo de delincuencia sea detenida. se me hace que es enfrentar a los malos con respuesta de buenos e inteligentes. saludos Pamela Cerdeira aclaro solo en ese caso creo que se vale. lo que no se hace a la luz no es correcto pero si hay que meterse a lo obscuro para provocar la luz o cuidar la vida bien y sana se vale.

    ResponderEliminar