Páginas

martes, 24 de septiembre de 2013

En México somos malos para contar

            Si en algo somos malos en México es para las cuentas. Hasta esta semana se anuncia que comenzarán a realizar el censo para saber cuántos maestros, alumnos y administrativos tiene cada escuela. Una pregunta que debería ser tan fácil de responder como preguntar ¿a cuántos estamos pagando? y a ¿cuántos tenemos registrados como estudiantes? Pero como somos malos para el número pues habrá que contarlos. La idea no es mala, lo que resulta sorprendente es que no se haya hecho antes.

            La Secretaria de Desarrollo Social Rosario Robles dijo que no sabe qué porcentaje de la ayuda que están recibiendo los damnificados por las lluvias proviene del gobierno y cuánto de los donativos ciudadanos. Que aun no hace esas cuentas, pero que lo importante es que la ayuda está llegando. Si les digo, habrá que prestarle aun ábaco a la autoridad federal.

            Las manifestaciones son otro de los ejemplos de lo mal que estamos en matemáticas. Cuando se pregunta ¿cuántas personas asistieron? Siempre hay dos cuentas: las del gobierno y la de los manifestantes. La cuenta de los segundos siempre es mayor, claro si sus consignas son dispares a los intereses del gobierno, i no, aunque rara vez pasa, coinciden en los números.

            El año pasado los diputados gastaron, perdón, invirtieron $79 millones de pesos en un tablero electrónico para sus votaciones, si les digo que eso del ábaco no es mala idea. Hoy el tablero falló, ya ven que luego así pasa con las cosas tan caras, y pasamos de las malas cuentas a “lo que te cuentas” porque la falla dio pié a que empezaran a sonar las voces que entonaron esa conocida canción de “Esto es un complot”.


            Y eso que no vamos a tocar el espinoso tema de cómo nos salen mal los números cuando contamos muertos o desaparecidos, tampoco municipios dañados por las lluvias. No es sorpresa que en el 2009 México quedara en el lugar 46 de matemáticas en la prueba PISA, varios lugares por debajo de la media. El problema de fondo es que se acerca una reforma hacendaria que de aprobarse de la forma en la que se apruebe será una manera más en la que el gobierno al que no le salen las cuentas nos diga tiernamente que espera poder contar con nosotros.

3 comentarios:

  1. Tienes razon no sabemos contar y no tenemos memoria y esta muy bien tu articulo

    ResponderEliminar
  2. No pues ya nos amolamos!!!

    ResponderEliminar
  3. Buena ironía Pamela. Nuestro caso mexicano es un tipismo donde el resultado de las sumas siempre es una resta

    ResponderEliminar