Páginas

martes, 1 de octubre de 2013

Con el agua hasta las orejas


Dicen que es tan importante cacarear el huevo como ponerlo y en el caso de las tragedias este dicho no se queda afuera. Como si fuera un machote del actuar público, todos los mandatarios se tomaron la foto con el agua hasta las rodillas visitando las distintas zonas del país afectadas por las lluvias. La foto en su momento se la tomó Felipe Calderón, en esta ocasión el presidente Enrique Peña Nieto, el gobernador de Chiapas Manuel Velasco hasta anuncio se hizo para la prensa y el que lo llevó al extremo fue Ángel Aguirre, gobernador de Guerrero, que no sólo se tomó la foto, dio entrevista mojada con el agua hasta el pecho. (Preocupaba que fuera a hacer un corto circuito con el micrófono… pobrecito del reportero.) Pero la analogía se quedó corta, porque no gobernador, el agua no le llega al pecho, está en realidad por llegarle hasta el cuello.

Así vemos como cada quien quiere llevar agua para su molino en esta redituable tarea de cacarear el huevo. Así fue como la semana pasada Grupo Gin, responsable de las revistas El Gourmet, Playboy, Open, Forward y Corazón Grupero emitió un comunicado en el que informaba de la lamentable situación a la que se habían enfrentado. Resulta que dicho grupo juntó dos tráilers con víveres para ayudar a los afectados y al entregarlos estos fueron rechazados por venir de parte del conejito. El grupo lamentó el mal tino de quienes rechazaban la ayuda en tiempos de urgencia, insistieron que entregarían lo recolectado por su cuenta y aprovechaban para invitar a otra colecta en la cual participaría la chica que aparece en su portada del mes de Septiembre. OUCH

Cuando se les preguntó a los representantes de este grupo sobre quién había rechazado los víveres ellos contestaron que no querían mencionar nombres porque al final eran instituciones que sí estaban ayudando y no valía la pena mancharlas con tal escandalo.

Cuando se les preguntó por segunda vez sobre los responsables respondieron que ya tenía el país demasiado desviada la atención con el pleito de dos figuras públicas como para sumar esto en un momento en el que lo importante era ayudar.

Si una entidad de gobierno, asociación civil o quien quiera que fuere rechaza la ayuda porque viene a nombre de alguien a quien juzga de inmoral, el nombre de esa persona por supuesto que debería darse a conocer, porque ante todo es un acto de discriminación y le niega derechos a quien dona y a los damnificados que tanto necesitan. Pero si por otro lado, esto nunca hubiera sucedido entonces sería mucho peor que lo que ellos acusan. ¿Podría haber sido un acto publicitario? De ser así, podríamos decir que al conejito también está por llegarle el agua hasta las orejas.  

1 comentario:

  1. Que tristes e inválidos puntos de vista, en medio de una tragedia como esta...

    ResponderEliminar