Páginas

martes, 8 de octubre de 2013

La Caja del Sexo


La Caja de Sexo

            La historia de la televisión es también la historia del hombre, y se ha ido modificando conforme cambian también las necesidades de la audiencia. Aunque la televisión abierta mexicana pareciera estar atorada en la década de los años 90 no ha podido dejar de lado la influencia de lo que sucede en otros países. Sin duda la fiebre por los shows de realidad ha marcado a una generación de televidentes, del Big Brother a los que buscan talentos en cualquier cantidad de oficios. Cuando vemos un programa de concursos en el que los participantes están dispuestos a cantar mientras son hundidos en un estanque con serpientes (Killer Karaoke)  nos preguntamos ¿hasta dónde seremos capaces de llegar como creadores de contenidos y como espectadores?

            La respuesta la tiene la televisión Inglesa. Sex Box es el nuevo talk show que pone a parejas a tener relaciones sexuales adentro de una caja que se encuentra en el set. Una luz le indicará a la audiencia en qué parte del encuentro están, amarillo es preámbulo, rojo cuando exista contacto y verde consumación. Después las pareja discutirán su experiencia con expertos en el tema y por supuesto el público, quien sin querer queriendo será parte de la vida íntima de un grupo de desconocidos.

            Lo que resulta más interesante, si es que esa es la palabra, es que el proyecto forma parte de una campaña del canal 4 para reivindicar el sexo por encima de la pornografía. Una charla madura sobre sexualidad entre adultos para eliminar los mitos que la pornografía ha creado, dicen sus creadores.

            También hace dos meses se estrenaron otras cajas del sexo pero no por televisión. Nueve “cajas” creadas por el gobierno suizo en un área parecida a un estacionamiento a las afueras de Zurich fueron hechas para que las y los sexoservidores tuvieran un lugar seguro para negociar y trabajar en lugar de que fueran llevados hasta lugares que pudieran ser considerados peligrosos. Los usuarios estacionan en su auto y el lugar cuenta con vigilancia y botón de emergencia. El gobierno dice que la prostitución es un tema sobre el que deben tener ellos el control para evitar que caiga en manos del crimen (tratantes), el sexoservicio es una actividad que paga impuestos y las personas que trabajen en estas cajas del sexo tendrán que pagar al gobierno un anualidad y la noche de uso. (Podría leerse como que sólo cambian de padrote, o que este –el gobierno- les da acceso a un sistema de salud OMG!) O sea, sexo con impuestos. No vayan a leer esto nuestros legisladores, no vaya a ser que se les ocurra agregar algunos puntos a la reforma hacendaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario