Páginas

jueves, 3 de octubre de 2013

¿Quién va a educarnos?


            El alcalde de Nueva York Michael Bloomberg llega otra vez a las primeras planas de los diarios gracias a otra interesante campaña que lanza su administración, su cruzada: el autoestima de las niñas. La intención es crear resilencia y esperanza en niñas de 7 a 12 años para que al llegar a la adolescencia sean menos proclives a caer en desórdenes alimenticios. La campaña utiliza imágenes de niñas de distintas razas y tamaños buscando que sea mucho más amplio el público que se relacione con él. Esto está basado en datos interesantes sobre la situación que atraviesan las niñas en esas edades. Según estudios el 80% de las niñas de 10 años creen que están gordas

            Pero este no es el tema central que me ocupa, sino la inversión que Michael Bloomberg ha hecho para educar a su ciudad. Mientras en México discutimos si se debe aumentar el impuesto a las bebidas azucaras y el conglomerado Actúa Por Tu Salud acusa a Televisa, Tv Azteca y Milenio de no querer transmitir su anuncio, bastante aburrido por cierto,  en el que alertan sobre los riesgos de la obesidad y los beneficios que traería aumentar el precio de los refrescos, en Nueva York donde este impuesto es una realidad esta era la campaña que se lanzaba para reducir el consumo de estas bebidas:
 




            











Mientras de este lado seguimos discutiendo si el entregar condones a los jóvenes es un acto de prevención o una invitación a tener relaciones sexuales, sí, hay quien cree eso. La campaña lanzada desde la administración de Nueva York mostraba experiencias de adolescentes contando cuán costoso era convertirse en padre a esa edad, más una campaña de impresos alertando sobre lo costoso que resulta tener un hijo y las probabilidades de estos niños tienen de terminar una carrera universitaria o que el padre siga al lado de su pareja una vez que haya llegado el bebé.



Educar a la ciudadanía cuesta, pero es una inversión que rinde frutos. ¿Hace cuánto, sobre qué tema y de qué forma fue la última vez que el gobierno federal o local se preocupó por educarnos? Pero eso sí, qué buenos son para llenarnos de mensajes cuando están en campaña. ¡Guácala!

2 comentarios:

  1. Tienes toda la razon Guaaaaaaaaaaaccccccccccaaaaaaaaallllllllaaaaaaaaaa pummm pummmmm que se acabe estas formitas de hacer educacion. Creo que todo este resultado de situaciones es por que la educacion siempre ha sido mediocre...

    ResponderEliminar
  2. Creo que en muchos temas somos muy agresivos y por parte del gobierno se relajan al darse cuenta de que no somos lógicos y exigimos, aunque sea un poquito, sería mucho mejor ordenarnos, trabajar en equipo, ser critico moderado, acertado y con principio como lo haces tu Pam; ya me ha tocado leer tus análisis sobre distintos temas y me parece que son muy alentadores. En mi caso creo en este tema y en mucho mas e invitaría a seguidores a ser mas críticos, pero ilustrados; estamos acostumbrados a dar seguimiento a lo que se ve en televisoras, pero es lo menos importante, el día en que apaguemos los televisores para compartir mejores cosas, cuando dejemos de consumir un artículo que ha sido aumentado de precio de modo exorbitante y pasemos la voz, entonces lograremos el efecto domino que tanta falta nos hace. En Hermosillo Sonora, una plaza comercial Wall Mart- Sams iniciaron un proyecto de construcción de casetas para estacionamiento y cuando se dieron cuenta que la gente empezo a promover las compras en otras tiendas o ellos se encargaban del costo de estacionamiento, la obra se paro, al día no hay cobros en esa plaza. Hay muchas cosas mas que saber del Sr.Major de N.Y., por ejemplo que cobra solo 1 dolar por día en lugar de grandes sueldos que se estiman en nuestro país; por último aprovecho para satirizar la reforma fiscal en donde se buscan ingresos, cuando en los egresos es un descontrol total, pagos indebidos, manejo de dinero de las arcas a discreción, mi propuesta en un ensayo es: porque no hacer que el gobierno justifique los egresos actuales y con ello entonces, decidirá reducir la carga impositiva al darse cuenta que los recursos han sido manejados de manera arbitraria e ineficiente. Ya basta de obras caras y sin sentido, por capricho o lo que sea en lugar de seguir posponiendo el hacer las cosas bien, al final bien pagados si están bien pagados, no es necesario sino querer dejar huella y ser los primeros en hacer las cosas bien, en nuestro México. Gracias Pamela!

    ResponderEliminar