Páginas

miércoles, 6 de noviembre de 2013

San Hugo Chávez martir del imperio


            Aquellos que fuimos educados en el catolicismo, tarde o temprano nos encontramos con preguntas a las que la “palabra divina” no podía responder, la lógica tampoco, pero al final siempre había alguien dispuesto a decir: son los misterios del señor y para eso está la fe. Fin del comunicado.

            Construir una imagen digna de adoración no es trabajo de un día y la iglesia tiene una guía práctica para lograrlo; el camino a la santificación. Bajo este mismo esquema pareciera que Nicolás Maduro tiene a quien rezarle para mantener el poder: San Hugo o el Santo Chávez.

            El  personaje a santificar, según la iglesia Católica, debe haber tenido virtudes heroicas o en dado caso fallecido como mártir. Las virtudes heroicas de Hugo Chávez estarán a juicio de los venezolanos, pero su muerte dejó de ser un asunto simplemente de mala salud cuando el mismo Chávez dijo el 28 de diciembre del 2011 que Estados Unidos podría haber desarrollado una tecnología para inducir el cáncer. MARTIR DEL IMPERIO

            Para seguir con el proceso, nuestro candidato a Santo debe de haber hecho un milagro para ahora poder ser beatificado. Convertido en pajarito “chiquitico” el ex presidente se le apareció a Nicolás Maduro y le dio su bendición para comenzar la campaña electoral. Milagro #1

            Pero convertirse en santo requiere de otro milagro más, si sucede en temporada de vacas flacas es mejor.  Hace unos días Nicolás Maduro dijo que su antecesor apareció en una de la paredes que forman parte de la excavación para la construcción de una línea del Metro de Caracas. La imagen quedó para la posteridad en una fotografía, porque la original desapareció de inmediato, de la misma forma que desapareció el nombre del trabajador que tomó la foto. Una pena, porque hubiera sido un excelente punto para crear un centro de adoración. Milagro #2

            Aquí empieza el proceso de Canonización. Es importante asignarle al santo un día de fiesta, así que por decreto será el 8 de diciembre  el “Día de la lealtad y el amor al comandante supremo Hugo Chávez”, que conste que dice “lealtad” porque ese día también se celebrarán elecciones municipales.

Lo hemos logrado, tenemos un Santo. Ahora sí, ¡a rezar!

(Por cierto, lo de la multiplicación de los penes hubiera sido algo interesante)

1 comentario:

  1. ¡ jajajajajajaja ! Sin lugar a dudas tienes la retranca de los gallegos. Que tengas un buen día Pam .

    ResponderEliminar