Páginas

martes, 11 de noviembre de 2014

La Gran Función (cuento)

Para el amor de mi vida
La vida es eso que nos pasa. 


El lugar parecía un caos, unos gritaban corriendo de un lado para el otro sin llegar a ningún lugar, una mujer de corta estatura con los pelos rojos se peleaba con unos pedazos de tela que no le quedaban en la forma que se esperaba hicieran, un payaso triste lloraba en una esquina porque estaba convencido de que no era lo suficientemente chistoso, pero los chistes comunes, los que siempre funcionaban le provocaban un enorme dolor, la malabarista no dejaba de echarse más y más cosas encima para que su acto fuera de lo más espectacular; primero intentó con 3 pelotas, luego agregó la varita del mago, el sombrero de un payaso, el rastrillo olvidado de la mujer barbona y así hasta que pareciera un acto de lo más ridículo. Mientras tanto en la alturas alguien parecía mantenerse ajeno a todo el ajetreo. Bajo sus pies un pequeño cable evitaba que cayera al vacío, una enorme vara le ayudaba a mantener el equilibrio y lo pesada de su respiración lograba silenciar aquel escándalo. Daba pasos pequeños pero firmes y sin hacer ruido alguno se disponía a hacer la mayor acrobacia de la historia, esa que nunca ante nadie hubiera visto. 

No era para menos lo que en este circo sucedía. Se preparaban para dar la función de su vida. Desde el nacimiento de cada uno de estos personajes se les había entrenado para ese momento. Comieron higadito de niños a pesar de detestarlo para desarrollar músculos fuertes, se levantaron temprano para poder entrenar lo necesario y así convertirse en los mejores, se alejaron de los vicios, de las malas amistades y todas las noches se fueron a dormir temprano. Había mucho en juego y aun tantas cosas por definir. 

Los enanos peleaban ferozmente por definir quién tenía que entrar primero al escenario, uno de ellos aseguraba a gritos que tenía que hacerlo el más alto. El equilibrista estuvo a punto de decirles que ambos medían lo mismo pero sabía que tarde o temprano ellos se darían cuenta, sólo les faltaba crecer un poco más para notarlo. Así que respiró profundo, se concentró en sentir el minúsculo cable bajo sus pies y dio un paso más. 

A lo lejos se veía el ventrílocuo, estaba  molesto porque su muñeco nunca contestaba de la forma correcta, no hace lo que le digo, se quejaba. No hace lo que le digo, repetía el muñeco y le sonreía de vuelta esperando su aprobación. El ventrílocuo se enojaba, gritaba, hacía una pataleta y su muñeco repetía todo en una copia idéntica. 

Por otro lado estaba el mago, no encontraba su varita mágica y temía ser reconocido como el mayor de los fraudes, porque sabía que de ser un mago de verdad tendría que poder hacerla aparecer, pero cómo tener magia sin varita. Iba y venía sumido en la filosofía de ilusión a grado tal que no le permitía ver que la malabarista la seguía usando.  

El domador se movía a lo largo y ancho de la carpa tratando de convencer a cada uno de sus compañeros de que él era el más adecuado para ejercer el papel de maestro de ceremonias, no era que el trabajo le apasionara demasiado, pero desde que habían prohibido el uso de animales en los circos se había quedado sin mucho que hacer. Cuando sus compañeros cuestionaban sus capacidades para llevar acabo semejante papel, es enseñaba el látigo con el que solía trabajar y de inmediato dejaban en el olivo toda duda. 

El mentalista era incapaz de leer sus propios pensamientos, el tragafuegos hubiera preferido ser bombero, el hombre fuerte lloraba porque aseguraba que el espejo lo hacía ver más pequeño. Parecía que así no llegarían a ningún lado.

Mientras tanto en las alturas, el equilibrista se preparaba para dar el paso final. En el trayecto había pensado en muchas cosas, todas esas que sólo puedes ver a la distancia y que compartiría con sus compañeros tan pronto bajara. El cable bailaba sin ritmo, la vara se movía de un lado a otro como si fuera jalada con la intención de hacerlo caer, tenía miedo, pero también sabía que era lo suficientemente fuerte puesto que ya había recorrido gran parte de trayecto. Mientras el pié izquierdo volaba para alcanzar la plataforma sintió como si el peso se concentrara del otro lado y el cable se fuera a vencer, el estómago se le hundió pero no logró vencerlo. Sus compañeros  fueron volteando uno a uno y quedaron en silencio absoluto al observar lo que estaba sucediendo. Alcanzó la plataforma con el primer pié y lo que siguió duró la mitad, de la mitad, de la mitad de un microsegundo y a la vez una eternidad. A la velocidad de la luz y para  sorpresa de todos había logrado lo imposible, llegaba a la plataforma y se encontraba a salvo tras conseguir la más grande de las proezas que cualquier circo hubiera visto jamás. El silencio se interrumpió con una enorme ovación, los aplausos eran ensordecedores, tanto que no podían sólo provenir de sus amigos los miembros del circo. El público había estado presente todo este tiempo. Fue sólo él, el equilibrista quien siempre supo que desde el primer momento, la función había comenzado.












viernes, 17 de octubre de 2014

Certamen de belleza sin bellezas

Podríamos hacer un resumen noticioso de la semana, pero para que hacerles perder el tiempo si en realidad seguimos en lo de la semana pasada: los alumnos del Poli siguen insatisfechos con la respuesta del Gobierno Federal, no hay pista aún de los estudiantes de la normal de Ayotzinapa y el gobernador de Guerrero volvió a decir que si su renuncia sirviera de algo, renunciaría, pero que no va a renunciar. Sí, así de rebuscado.
Así que con el afán de hacer algo más productivo, he decidido invitarlos a ser jueces de algo muy parecido a un concurso de belleza, sólo que sin las bellezas. Nuestros participantes serán personajes de la vida nacional y no los juzgaremos por su físico, sino por sus declaraciones... lo que en el fondo es exactamente igual de banal.


Con 58 años originario de Ometepec le damos la bienvenida a Angel Heladio Aguirre Rivero. Sus medidas son 2, 43, 1. Dos veces gobernador, 43 estudiantes desaparecidos y una pésima explicación cuando manifestantes quemaron el palacio de gobierno, dijo: “esto es meramente político”. Así que a sus habilidades había que agregarle la de vidente.
Se pasea por este escenario con declaraciones como;
“El problema de seguridad sólo es Iguala, el resto del estado está bien”. Estimados jueces no se sientan ustedes sobornados pero nuestra belleza ofrece $1,000,000 por pistas que lleven a encontrar a los normalistas. Nosotros haremos una vaquita para recompensar a quien nos dé pistas que nos lleven a encontrar el orden en el estado.


Ahora reciban a nuestro siguiente concursante, él es José Luis Abarca Velázquez, sí que pase Jose Luis, ¿José Luis? ¿cómo? ¿no está? ¿Pues que el procurador del estado no lo tenía vigilado? Bueno, que pase su esposa...¿cómo? ¿tampoco está? En fin, luciendo esta mañana con majestuosidad y elegancia la capa de invisibilidad de Harry Potter, el presidente municipal prófugo y con licencia de Iguala nos comparte que él dio órdenes de que no tocaran a los normalistas y que es un criador profesional de unicornios. Le gustan los tacos y se dice que mantiene esa espléndida figura porque gusta de correr. Su hobbie, jugar a las escondis.


Y por último recibimos a Iñaki Blanco, procurador de Guerrero. Entre sus habilidades están... procurar no perder al presidente municipal de Iguala, aunque ya es un poco tarde para eso y salir a dar la cara para dar entrevistas.


Por último hagamos un conteo de sus votos para saber qué belleza es la ganadora de este certamen. Un voto para Abarca, dos para el procurador, 5 para Aguirre ¿cómo si sólo teníamos 4 jueces? Y 295 votos para... para.. pero ella no era parte del concurso. Con 295 votos ha ganado la señorita CONDENA ENÉRGICA,  todos sabemos que no sirve para nada, pero se ve muy bien.

viernes, 26 de septiembre de 2014

#TerceraFrontera Parte 3 Entrenamiento y Nutrición

-->
            Para explicarles en dónde estoy es importantísimo contarles de dónde vengo. Hace 6 meses, después de haber terminado el 70.3 de Monterrey con un tiempo de 7 horas con 8 minutos le dije a Frank dos cosas; que no quería volver a hacer un triatlón de esa distancia en al menos dos años y que a partir de ahora el alto rendimiento lo iba a tener sólo en las clases de zumba.  En realidad nunca he hecho zumba, pero era la mejor manera de explicar la frustración que sentía tras haber entrenado tanto y seguido una dieta en la que lo único que gané fue grasa. Y sí, nos encanta el deporte, pero también sus efectos secundarios y yo llegaba a una competencia que me había exigido muchísimo entrenamiento, con los jeans apretados.

            Como en esta vida sólo hace falta decir “no” para que termines por hacer lo contrario, dos meses después ya me encontraba de nuevo entrenando para otro 70.3. En esta ocasión el plan fue distinto, mi primera sesión de entrenamiento fue una serie de 2x10 titulada “cómo subirte a la báscula sin miedo”. Eli me advirtió desde el principio que cada paciente era un nuevo aprendizaje y que iríamos ajustando y aprendiendo en el camino. También advirtió que estaría en contacto constante con Frank para ajustar la dieta a las necesidades del entrenamiento, esta última no se la creí, eso dicen siempre los nutriólogos, pensé. Al final mi caso no era tan sencillo. Las dietas altas en carbohidratos ideales para triatletas que queman más de 3000 calorías diarias, a mi me inflan como globo. Hicimos 2 pruebas de lactato, una de VO2 MAX y una calorimetría… sí, todo en el consultorio.  A pesar de la ciencia, en el fondo pensaba que acumulábamos datos por que sí  y que el éxito de la dieta se basaba en pocas calorías y en ponerme a comer jitomate en la colación. ¡Sí! ¡Jitomate!  Hasta que vas notando que detrás del jitomate, los espárragos o el atún obligatorio se esconden una serie de nutrimentos específicos que consiguen que no te desmayes a pesar de las 3000 calorías o más que quemas diario.

            Hice Veracruz como parte del entrenamiento, al terminar le dije a Frank que por alguna razón las piernas no me daban para pedalear a más de 22km/hr (OMG!) No dijo nada, bueno sí, dijo: “No me gustaron tus tiempos en la bici”. El lunes siguiente, Eli hizo un cambio en mi dieta porque dijo que mis músculos no se estaban alcanzando a recuperar. ¡Bingo! Ahí noté que en efecto, sí estaba en contacto constante con Frank y que haber agregado 1 fruta a mi dieta era suficiente para acabar con el dolor de piernas y el vergonzoso 22km/hr

            Llegué a Cozumel con 5.5 kg menos de grasa y como 2kg más de masa muscular. El plan de alimentación precompetencia estaba perfectamente diseñado para que acumulara la mayor cantidad de agua y glucógeno posible. Los alimentos para la competencia fueron elegidos tomando en cuenta los resultados de la prueba de lactato. Todo estaba fríamente y científicamente calculado, menos la maldita hamburguesa que me enfermó justo 2 días antes del 70.3. Sí, toda esa agua que estaba guardando celosamente en mi cuerpo, se escapaba en pocas horas acompañada de un fuerte dolor de estómago. Conté al menos 5 mensajes de Eli durante el día con medidas de emergencia para arreglar el problema, medicamentos, dosis extra de “vida suero oral” y tres más que decían “¿cómo sigues? Estoy preocupada”. No les cuento esto con alguna obsesión escatológica, sino porque cuando te preparas para competir más de 6 horas, con una temperatura mayor a los 30 grados, el riesgo de deshidratación es un tema mayor.

            Llegó el momento de ponerme a prueba. Seguí al pie de la letra las instrucciones de Frank y Eli. No sentí hambre, no sentí ningún bajón ni falta de energía. Crucé la meta a las 6 horas con 16 minutos, 52 minutos menos de lo que había hecho sólo 6 meses antes, con condiciones climáticas mucho más complicas. (Y sintiéndome más cómoda en el trisuit). Pero lo que fue todavía más grande, fue el darme cuenta de que todo era posible, que el esfuerzo había valido al pena,  que volví a ver con amor  las largas distancias, que dejé las clases de zumba en el olvido y que al terminar me hice esa pregunta que nos hacemos todos los enamorados de este deporte: y ahora ¿qué sigue?


Elizabeth Reyes (Nutrióloga) @nutrierc @Elizabeth Reyes

            No sé si también les pase a los hombres, pero al menos la mayoría de las mujeres sabemos que ir al nutriólogo es un asunto emocionalmente complicado. Al final los lazos que tenemos con la comida son mucho más que sobrevivir. Y cuando además somos intensitos para el deporte, lo que comemos es la garantía para que lo hagamos al máximo de nuestra capacidad y que lo podamos seguir haciendo el mayor número de años posible. Eli ha sido en estos 4 meses nutrióloga, psicóloga, motivadora, porrista, maestra y ejemplo. Porque además del conocimiento que respalda su profesión, es una excelente corredora y eso la hace entender nuestras necesidades desde una perspectiva muy particular. Si a eso agregamos la comunicación constante que tiene con Frank para tratar cada caso de forma individual, son una mezcla ideal. Eli no tengo palabras para agradecerte porque uso al menos dos todas las mañanas frente al espejo.

Frank Martínez (Coach) +Endurance MX  

            Elegir un coach es como elegir un médico, debes decirle cómo te sientes pero no vas a enseñarle cómo agarrar el bisturí. Tienes que confiar en él y seguir las instrucciones. No sé si Frank tenga una herramienta escondida con la que hace tu bici más rápida antes de las competencias, o un arreglo con Neptuno para que las corrientes favorezcan a sus atletas, pero a pesar de que otros te hagan comentarios como: ¿De verdad no rodaste los 120km antes de tu 70.3? acompañados de caras de pánico, cuando estás ahí, cuando ves que muchos no saben desmontar de la bici, o que se tienen que bajar en la hidratación para agarrar su ánfora, ahí es cuando te das cuenta de que vas muy bien preparado. No acumulaste kilómetros, acumulaste detalles y al final esos son los que hacen la diferencia.

            Dicen que para lograr cualquier meta lo primero que necesitas es conseguir un entrenador que crea que puedes lograrlo. ¡Gracias Frank por creer en todos nosotros! #soyendurance 

Les dejo un morbosísimo antes y después.

sábado, 20 de septiembre de 2014

La culpa es de las mariposas.

La culpa es de las mariposas. Esas infames que dan pequeñas mordidas a tu estómago y revolotean lo suficientemente fuerte para anunciar su presencia.  Llegan sólo en los momentos trascendentes de tu vida: cuando te enamoras, cuando esperas los resultados de esa prueba de embarazo, antes de tu examen profesional,  cuando pides matrimonio, antes de casarte, en tu primer día de trabajo. Esos momentos en los que el reloj se detiene y que son tan importantes que son contados. Pero algunos hemos encontrado una manera segura de invocarlas. Ponte una meta deportiva, corre tu primer 5k o haz un Ultraman. No importa la distancia, las mariposas aparecerán en el momento en que pagues la inscripción,  se asomarán cada vez que pienses en el evento y revolotearán con toda su fuerza en el momento que estés esperando la señal de salida.  Una vez dada, te dejarán solo. Darán espacio a esa voz en tu cabeza, que a veces te juega chueco pero que será la única responsable de acercarte a lo que te propusiste. Entonces, cuando tus ojos vean la meta, la voz se va, regresan las mariposas, entran por la punta de tus pies y algunas escapan  por tus manos,  las sientes como una especie de cosquilleo que recorre tu cuerpo, las que se quedan en tu estómago aletean tan rápido que te harán sentir que flotas, flotas y te acercan a la meta. Justo un segundo antes de cruzar te conmoverán tanto que querrás llorar.
No es bigorexia ni adicción al deporte. Tampoco lo haces por la salud o por un tema estético, la culpa, la culpa es de las mariposas.

lunes, 15 de septiembre de 2014

#TerceraFrontera Parte 2 Cómo lograr entrenar para un 70.3


Quedé en que iba a aprovechar este espacio para contarles cómo ha sido mi preparación para el 70.3 de Cozumel, combinada con trabajo, esposo e hijos. He de confesarles que he pasado tanto tiempo conmigo durante el entrenamiento que he escrito en mi cabeza esto más de cien veces, sin embargo he tenido tan poco tiempo libre que hasta ahora, que faltan sólo 6 días para cumplir con mi meta que tuve tiempo de sentarme un rato a escribir.

Cuando me preguntaron para la revista Triatlón cómo le hacía para darme tiempo para entrenar, contesté de la forma más estúpida. “Con una agenda”. Me refería a que a partir de las 5:30 am tengo una agenda y no puedo darme el privilegio de distraerme con algo 10 minutos de más, porque entonces ya no me dará tiempo para lo demás y mi día se caería como fichas de dominó. Pero esa no es la forma en la que consigo hacerlo todo. La agenda de poco valdría si no contara con el apoyo de mi familia. Los triatletas presumen tener el índice de divorcio más alto (en el deporte profesional lo tiene la NFL entre un 60% y 80%). Aunque dudo que haya estudios que lo confirmen, las horas que tienes que dedicar a entrenar para un triatlón podrían sacar de su zona “zen” a cualquier pareja. No sólo son las horas de lunes a jueves, los fines de semana te escapas al menos 4 horas y por si esto fuera poco ¡regresas cansada! (Aunque me imagino más este reclamo viniendo por parte de una mujer, todos somos celosos del tiempo que nuestra pareja tiene para dedicarnos.) Pero no sólo requieres a tu lado de alguien que entienda que ciertas horas de tu día están destinadas a entrenar, requieres de alguien que crea en ti, que te empuje de la cama en las mañanas, que te dé esa palmadita en la espalda cuando lo necesitas, que reconozca tus avances, que no te deje detenerte, que aguante tus eternas y repetitivas pláticas sobre kilómetros y dolores musculares y que te recuerde que tú puedes. Ya si además te acompaña y entrena contigo, te fuiste rayado. Ese es mi caso. Así que vamos restándole mérito a la agenda y dándoselo a mi marido que al inicio de este proyecto me preguntó: “¿Me estás diciendo que vas a pasar más tiempo con tu coach que conmigo?” y tres meses después lo terminó diciendo: “Habla con Frank y dile que te vea un día más para que te explique bien lo del desmontaje.”

Por supuesto que a este apoyo familiar se le suman todos los que me rodean, empezando por los paros de mi mamá para cuidar a los niños y los mismos niños,  #Pamde10 entrenó varias sesiones de fuerza conmigo o #Benjade4 que veía caricaturas mientras yo le daba al rodillo, hasta amigos, compañeros de trabajo y demás familiares que han estado presentes de distintas formas.

Hay otras partes de esta historia que me parece son importes de contar, como el tema de la dieta que seguramente les será de utilidad. Espero poder hacerlo antes del domingo. Por el momento, sólo quería aclarar ese detallito sobre la agenda.


Por cierto, llevamos $17,619.41 recaudados y la meta es de $31,000 que servirán para construir una casa para una familia sin recursos. Pueden donar aquí http://www.atletasconcausa.org/project/pamela-cerdeira-corre-por-causa/


miércoles, 3 de septiembre de 2014

Guía Básica sobre el uso de Whats App y sus chats

-->
Guía Básica sobre el uso de Whats App y sus chats


Ya que el Manual de Carreño no previó la importancia de la tecnología en nuestras relaciones, sírvase utilizar el anexo para una mejor convivencia

1.- Cuando le escribas a alguien procura ir directo al grano, evita comenzar tus mensajes sólo con el nombre del destinatario sin escribir qué es lo que quieres:

-       Pamela
(¿Qué esperan? ¿Que les confirme que sí soy yo, que conteste “mande” o que responda con su nombre?)  ¡Al grano!

2.- La doble palomita significa que el mensaje ya ha sido recibido por el teléfono, no por el destinatario. Si no te contestan es probable que: no lo hayan leído, estén ocupados, no tengan red, se hayan quedado sin pila, estén manejando, el teléfono se haya caído en el escusado, lo hayan visto y se les haya olvidado contestar o simplemente no quieran hacerlo. De cualquier forma: ¡supéralo!

3.- La buena ortografía es sexy y los acentos son NECESARIOS. Utilizar la letra “k” para todo sonido que se le parezca sólo habla del poco tiempo que pasaste en la primaria.

4.- Los emoticons no demuestran cuántas emociones tienes, sino de cuántas palabras careces. La carita con dos lágrimas (una en cada lado) está llorando de la risa, no de tristeza y la manita con los dedos doblados está pintando huevos, no saludando ¡Úsenlas bien!

DE LOS CHATS GRUPALES

Cuando los chats grupales son creados como medios informativos (ej. el grupo de papás del salón de tus hijos):

-       No mandes mensajes genéricos de felicitaciones como las típicas flores del día de las madres. De entrada porque esa no es la función del chat, es probable que no conozcas a todos los integrantes y además ¡son cursis!
-       Si tienes una pregunta o comentario cuya respuesta te interesa a ti y a nadie más que a ti, hazlo de manera directa con el interesado. ¿A mi qué me importa si tu hijo (a) olvidó la chamarra en la escuela o va a llegar tarde a clases porque le costó trabajo despertarse? ¡Me vale madres!
-       Cuando alguien del grupo manda un aviso, NO ES NECESARIO, que todos los miembros contesten:
-Gracias
-Gracias linda, te quiero
-Gracias preciosa, enterada
etc…
            Eso no demuestra su gratitud y buena educación, demuestra que no tienen nada mejor que hacer y además nos obliga a todos a leer mensajes que no nos aportan ¡NADA! Y cuando buscamos la información que sí necesitamos, está perdida entre conversación basura.

-       No abras un chat para enviar un mensaje masivo. Es una falta de respeto que expongas los números de teléfono de tus contactos así  nada más para ahorrarte la chamba de avisarles uno a uno o porque no sabes enviar mensajes masivos.

  

PILÓN

Guía básica para el uso del correo electrónico para padres y madres de familia poco tecnológicos.

Cuando mandes un correo electrónico masivo, no pongas las direcciones de todos tus amigos o conocidos en el espacio que dice “Para”. Harás que todos puedan ver la dirección de correo electrónico de los demás. Para eso existe el espacio de CCO (CON COPIA OCULTA)

Cuando respondas a un correo electrónico masivo, asegúrate de poner sólo REPLY y no REPLY TO ALL, a menos que creas que es absolutamente necesario que TODOS los contactos estén enterados de tu respuesta.


Por su atención, gracias.

Pamela Cerdeira

lunes, 4 de agosto de 2014

#NoMamar Para que aprendan a ganarse los recursos

 
-->
De la sección de noticias que debería titularse “#NoMamar” se desprende esta joya que da muestra de cómo nos ve la clase política. Una senadora, tres diputados y siete presidentes municipales organizaron un torneo de futbol para repartir un total de $270,000 divididos entre primer, segundo y tercer lugar. Parte del dinero venía de los gastos de gestión de la senadora Adriana Dávila y el resto de las dietas de los diputados locales y los presidentes municipales. Hasta ahí todo “bien”. La única condición para los ganadores era que utilizaran el dinero en obra pública. Así los ganadores, pobladores de Acuamanala, podrán usar sus $150,000 pesotes en la construcción de un puente peatonal #NoMamar , ¡no les va a alcanzar! #HagamosUnaColecta 

Lo que remata esta joya del actuar político es que el objetivo principal es: ¡fomentar en la población el esfuerzo por ganarse los recursos PÚBLICOS! De nuevo, #NoMamar
Sugiero que la próxima vez que vayamos a pagar nuestros impuestos, los amarremos al trasero de un toro encabritado y pongamos a estos dignos personajes a perseguirlo. Para que aprendan a ganarse con esfuerzo los recursos.
Amen

Algunos de protagonistas de esta historia, para que los recuerden la próxima vez que voten:

ADRIANA DAVILA FERNÁNDEZ
ÁNGELO GUTIERREZ
JULIO ALVAREZ
LOURDES HUERTAA
ALEJANDRO ESPINOZA
VALENTÍN GUTIERREZ
VICENTE HERNANDEZ


viernes, 18 de julio de 2014

#TerceraFrontera 1

-->
            Hace no mucho leí un blog con un título que decía algo parecido a: “Cómo sobrevivir siendo triatleta y tener un trabajo demandante.” Pensé, como muchas de las otras lectoras, que faltó agregar: “y ser mamá”. 

            La primera vez que sentí curiosidad sobre el triatlón, me asustó leer que iba requerir mucho más tiempo de entrenamiento del que ya le estaba dedicando a correr. Así que si no mal recuerdo, empecé a hacer triatlón cuando olvidé lo que había leído, y entonces me enamoré. Cuando empiezas a correr, te das cuenta de que se trata de algo mucho más grande que realizar un deporte, es retar a tu cuerpo y a tu mente, es darte cuenta de que todo es posible. Cuando haces triatlón, no sólo se trata sobre tu cuerpo y tu mente, es también sobre tus miedos y la forma en la que estás dispuesto a enfrentarlos. Cuando hice mi primer triatlón sentía tanto miedo que hice más consultas al baño que a mi coach antes de entrar al mar. Me revolcó una ola, ponché y me querían quitar el chip antes de empezar a correr (ya me había pasado del tiempo permitido). Crucé la meta llorando, no por el moretón de la revolcada, la llanta ponchada o porque fui la última de mi categoría, lloraba porque me di cuenta de que a pesar de todo, pude terminar.

            En octubre del año pasado, mi esposo, víctima de la publicidad, decidió que era buena idea inscribirnos para hacer un 70.3 (Medio Ironman 1.9km de natación, 90km de bici y 21km corriendo). Y yo decidí, que no había que dejarlo solo. Basta decirles que odié haber sido una buena esposa el 60% del tiempo que dediqué al entrenamiento. Había días en los que me paraba afuera de la alberca, observando el agua y pensaba: quiero llorar. Pero no podía dejar de entrenar, eso me garantizaba que llegado el día de la competencia estaba preparada para terminar.  En algún libro sobre corredores leí, que el entrenamiento sirve en gran parte para convencer a tu mente de que puedes lograrlo.

            Así llegó el día de la competencia, mi única meta era ganarle a la barredora, o sea, hacer menos que el tiempo máximo permitido (8 horas). Un triatleta bien entrenado pensará que 8 horas es demasiado, pero para una mujer como yo, cuyo único historial deportivo eran las clases de pilates (de vez en cuando), menos de ocho eras era un triunfo.

            Tardé 7 horas con 8 minutos en terminar el medio Ironman de Monterrey. Contando una parada en la ambulancia, que por cierto, no tenía Ventolín. Crucé la meta derrochando estilo (me caí a 2 milímetros de la línea por querer salir saltando en la foto) y lo primero que le dije a mi esposo fue: “Esto está increíble, pero no quiero volver a hacer otro en al menos 2 años.”

            Hoy, 5 meses después, estoy entrenando para la #tercerafrontera. Por invitación de la Revista Triatlón y de la mano de mi coach y varios patrocinadores, me preparo para hacer mi segundo 70.3 en Cozumel, que será el 21 de septiembre; en 64 días, 8 horas y 20 minutos. Con 2 hijos, 4 trabajos y un esposo que me apoya incondicionalmente, me he comprometido a hacer un máximo de 6.30hrs. Y en este espacio les iré contando cómo se sobrevive siendo triatleta, empleada, mamá, esposa y bloggera. 


(Les comparto el video  para que se diviertan un rato con mi estilo para cruzar la meta) 
video

jueves, 17 de julio de 2014

Los claroscuros de Mamá Rosa

Los claroscuros de Mamá Rosa

            Parece mentira, pero en Michoacán, uno de los estados más peligrosos de México, el enemigo número 1, aquel que ameritó un operativo con participación del ejército, la policía federal y la PGR y una posterior conferencia de prensa para dar a conocer su detención, con nada menos que el Procurador General de la República y el gobernador de la entidad, es un mujer de 80 años.

            “Una mujer de 80 años tenía cautivos a 596 personas en un refugio, desde bebés hasta un adulto de 40 años”. Esto se leyó en diversas notas periodísticas que por supuesto, causaron conmoción. (Y no entiendo, por qué no incredulidad, suena casi imposible.) Seguidas de los testimonios que algunos de los rescatados comenzaban a dar a las autoridades en donde narraban abuso sexual, que hasta ahora todos parecen ser de uno de los trabajadores, y malos tratos. Es excelente como sociedad que nos indigne todo tipo de violencia, sobre todo la cometida en contra de un menor, pero esta historia no está completa. ¿Cómo llegaron esos menores al albergue? ¿En qué condiciones estaban antes de llegar? ¿Por qué los papás firmaron papeles cediendo derechos sobre sus hijos? El albergue funciona de 1947, atendiendo en promedio a 400 menores (hagamos la cuenta),  hasta el momento el número de relatos de las víctimas según la PGR son 12 y 50 denuncias. (Después regresamos a este punto)

            El albergue de Zamora recibía apoyos económicos de distintas instancias, algunos diarios apuntan a que la SEP otorgaba $50,000 al año y en el sitio http://www.zamora.gob.mx/2014/02/alcaldesa-entrega-apoyo-economico-a-la-gran-familia/ la presidenta municipal se toma la foto con un GRAN cheque por $13,900 para apoyar a La Gran Familia de Mamá Rosa. Los números son ridículos. ¿Cuánto cuesta mantener a 500 niños? Gilberto Beas, hoy empleado de la construcción que vive en California, formó parte del albergue desde que era prácticamente un bebé. Sus papás lo abandonaron ahí. Él cuenta que fue gracias a la educación que ahí recibió que es ahora un hombre de bien. Narra que uno de los trabajadores acudía a mercados y panaderías para conseguir la comida, aquella que ya no iba a ser vendida por no estar en las mejores condiciones y esa la que les daban, no buena para vender, suficientemente buena para alimentarlos. De esta misma forma se alimentan muchos otros albergues y comunidades religiosas. Había disciplina y castigos para quienes no cumplieran las reglas, asegura que Rosa Verduzco tiene un carácter fuerte, pero también era lo que se necesitaba para formar y controlar a tantos menores, en donde los castigos iban desde 100 sentadillas hasta lo físico, como última instancia. Así como el albergue está formado por menores abandonados por sus padres, hay otros que estaban en situación de calle, con problemas de adicciones o que sus parientes voluntariamente “entregaron” para que los “enderezaran”. Entre esos mismos padres están los que hoy reclaman a la autoridad que no los dejaban ver a sus hijos o que les pedían dinero a cambio. ¿?

            Tras la noticia, las autoridades han divulgado una serie de fotografías sobre las condiciones físicas del albergue, que con la cantidad de recursos que contaba, lo que sorprende es que no estuviera peor. ¿En qué condiciones están los albergues del DIF? No hay que olvidar que este albergue y otros funcionan porque el estado no tiene mejor alternativa.

            En la pagina La gran familia de Rosa del Carmen Verduzco en Facebook se pueden encontrar piezas de esta historia, que más allá de las publicaciones del creador, están los comentarios que data de hace un año. En estas publicaciones se encuentran algunas de quienes fueron parte del albergue y buscaban reconectar con antiguos compañeros, otros mandan mensajes de agradecimiento a la directora de La Gran Familia y llama la atención una serie de publicaciones de octubre del 2013 hechas por un usuario llamado Solo La Verdad, en estas menciona a “Kiro” administrador de la institución y lo acusa de haber tenido relaciones sexuales con una interna durante 5 años, además de golpear a los menores por instrucciones de la directora. Aunque el usuario advertía que haría más declaraciones, no hay nada más.


            ¿Es probable que hayan ocurrido abusos sexuales dentro del albergue? Por supuesto que es probable y deben de ser investigados y castigados. De la misma forma que deben ser investigados y castigados TODOS los casos de abuso sexual que ocurren en las escuelas, en las calles y dentro del seno familiar, en donde por cierto, se registran la mayor parte de los abusos. ¿Es Rosa Verduzco la mujer que había que detener con un operativo de la magnitud que se realizó? ¿Es una villana que alimentó, educó, dio techo y torturó a generaciones de menores abandonados? ¿Deberían los padres que entregaron a estos niños ser llevados también ante la justicia? ¿Por qué este caso? ¿Por qué esta historia la que nos decidieron contar? y ¿por qué así?