Páginas

martes, 11 de marzo de 2014

Los cazadores de zombis

Los mexicanos adoramos de manera tal a la muerte, que no sólo la celebramos, en el último año hasta la hemos retado al grado tal que el gabinete de seguridad este gobierno podría también ser conocido como: "Los cazadores de zombis"
(No se deje de oír de fondo la música de Ghostbusters mientras imaginamos a Alfredo Castillo caminando acompañado de Mondragón y Osorio Chong.) Este fin de semana dieron a conocer que Nazario Moreno había sido abatido, el mismo fundador de la Familia Michoacana que también había sido abatido en el sexenio de Felipe Calderón. Uno más y podría ser promesa de campaña del siguiente candidato a la presidencia: "Acabaremos con el hambre (en nuestra casa), eliminaremos la tenencia (a medias) y abatiremos al Chayo (otra vez)."
Pero como somos de memoria corta, dejen les recuerdo que este mismo año, las autoridades anunciaron la muerte de El Pantera, presunto líder Templario que ya había sido reportado muerto el 10 de abril del 2013.

Así que en pleno respeto de los DH y de la vida de los no muertos, de ahora en adelante, las notas periodísticas deberían leerse así:

"Las autoridades informan que Juan Perez, alias El Gato, presunto líder del Cartel de la Pandilla, fue presuntamente abatido. Antes de los hechos dijo presuntamente ser hijo otro presunto gran capo. Se presume."

Quien debería estar preocupado por este tema, es el expresidente Felipe Calderón, pero creemos que tiene en mente otros temas de igual trascendencia para los mexicanos (ay aja); la elección del dirigente del PAN. Una de las mayores preocupaciones de los miembros de este partido es terminar pareciéndose a los otros partidos. En este afán, se lanzan acusaciones sobre si cayeron en los mismos manejos sucios del PRI y se comparan con lo más lindo que tiene el país, que no se les olvide que ahí está el Verde y Nueva Alianza, también tienen material para algunas buenas analogías. Pero el Senador Javier Corral decidió ponerle más color a la contienda: describió a Ernesto Cordero, como un delfín sin aletas. Uy señores, despreocúpense por parecerse a otro partido, yo diría que están cerca de parecerse más a un zoológico.