Páginas

viernes, 18 de julio de 2014

#TerceraFrontera 1

-->
            Hace no mucho leí un blog con un título que decía algo parecido a: “Cómo sobrevivir siendo triatleta y tener un trabajo demandante.” Pensé, como muchas de las otras lectoras, que faltó agregar: “y ser mamá”. 

            La primera vez que sentí curiosidad sobre el triatlón, me asustó leer que iba requerir mucho más tiempo de entrenamiento del que ya le estaba dedicando a correr. Así que si no mal recuerdo, empecé a hacer triatlón cuando olvidé lo que había leído, y entonces me enamoré. Cuando empiezas a correr, te das cuenta de que se trata de algo mucho más grande que realizar un deporte, es retar a tu cuerpo y a tu mente, es darte cuenta de que todo es posible. Cuando haces triatlón, no sólo se trata sobre tu cuerpo y tu mente, es también sobre tus miedos y la forma en la que estás dispuesto a enfrentarlos. Cuando hice mi primer triatlón sentía tanto miedo que hice más consultas al baño que a mi coach antes de entrar al mar. Me revolcó una ola, ponché y me querían quitar el chip antes de empezar a correr (ya me había pasado del tiempo permitido). Crucé la meta llorando, no por el moretón de la revolcada, la llanta ponchada o porque fui la última de mi categoría, lloraba porque me di cuenta de que a pesar de todo, pude terminar.

            En octubre del año pasado, mi esposo, víctima de la publicidad, decidió que era buena idea inscribirnos para hacer un 70.3 (Medio Ironman 1.9km de natación, 90km de bici y 21km corriendo). Y yo decidí, que no había que dejarlo solo. Basta decirles que odié haber sido una buena esposa el 60% del tiempo que dediqué al entrenamiento. Había días en los que me paraba afuera de la alberca, observando el agua y pensaba: quiero llorar. Pero no podía dejar de entrenar, eso me garantizaba que llegado el día de la competencia estaba preparada para terminar.  En algún libro sobre corredores leí, que el entrenamiento sirve en gran parte para convencer a tu mente de que puedes lograrlo.

            Así llegó el día de la competencia, mi única meta era ganarle a la barredora, o sea, hacer menos que el tiempo máximo permitido (8 horas). Un triatleta bien entrenado pensará que 8 horas es demasiado, pero para una mujer como yo, cuyo único historial deportivo eran las clases de pilates (de vez en cuando), menos de ocho eras era un triunfo.

            Tardé 7 horas con 8 minutos en terminar el medio Ironman de Monterrey. Contando una parada en la ambulancia, que por cierto, no tenía Ventolín. Crucé la meta derrochando estilo (me caí a 2 milímetros de la línea por querer salir saltando en la foto) y lo primero que le dije a mi esposo fue: “Esto está increíble, pero no quiero volver a hacer otro en al menos 2 años.”

            Hoy, 5 meses después, estoy entrenando para la #tercerafrontera. Por invitación de la Revista Triatlón y de la mano de mi coach y varios patrocinadores, me preparo para hacer mi segundo 70.3 en Cozumel, que será el 21 de septiembre; en 64 días, 8 horas y 20 minutos. Con 2 hijos, 4 trabajos y un esposo que me apoya incondicionalmente, me he comprometido a hacer un máximo de 6.30hrs. Y en este espacio les iré contando cómo se sobrevive siendo triatleta, empleada, mamá, esposa y bloggera. 


(Les comparto el video  para que se diviertan un rato con mi estilo para cruzar la meta) 

jueves, 17 de julio de 2014

Los claroscuros de Mamá Rosa

Los claroscuros de Mamá Rosa

            Parece mentira, pero en Michoacán, uno de los estados más peligrosos de México, el enemigo número 1, aquel que ameritó un operativo con participación del ejército, la policía federal y la PGR y una posterior conferencia de prensa para dar a conocer su detención, con nada menos que el Procurador General de la República y el gobernador de la entidad, es un mujer de 80 años.

            “Una mujer de 80 años tenía cautivos a 596 personas en un refugio, desde bebés hasta un adulto de 40 años”. Esto se leyó en diversas notas periodísticas que por supuesto, causaron conmoción. (Y no entiendo, por qué no incredulidad, suena casi imposible.) Seguidas de los testimonios que algunos de los rescatados comenzaban a dar a las autoridades en donde narraban abuso sexual, que hasta ahora todos parecen ser de uno de los trabajadores, y malos tratos. Es excelente como sociedad que nos indigne todo tipo de violencia, sobre todo la cometida en contra de un menor, pero esta historia no está completa. ¿Cómo llegaron esos menores al albergue? ¿En qué condiciones estaban antes de llegar? ¿Por qué los papás firmaron papeles cediendo derechos sobre sus hijos? El albergue funciona de 1947, atendiendo en promedio a 400 menores (hagamos la cuenta),  hasta el momento el número de relatos de las víctimas según la PGR son 12 y 50 denuncias. (Después regresamos a este punto)

            El albergue de Zamora recibía apoyos económicos de distintas instancias, algunos diarios apuntan a que la SEP otorgaba $50,000 al año y en el sitio http://www.zamora.gob.mx/2014/02/alcaldesa-entrega-apoyo-economico-a-la-gran-familia/ la presidenta municipal se toma la foto con un GRAN cheque por $13,900 para apoyar a La Gran Familia de Mamá Rosa. Los números son ridículos. ¿Cuánto cuesta mantener a 500 niños? Gilberto Beas, hoy empleado de la construcción que vive en California, formó parte del albergue desde que era prácticamente un bebé. Sus papás lo abandonaron ahí. Él cuenta que fue gracias a la educación que ahí recibió que es ahora un hombre de bien. Narra que uno de los trabajadores acudía a mercados y panaderías para conseguir la comida, aquella que ya no iba a ser vendida por no estar en las mejores condiciones y esa la que les daban, no buena para vender, suficientemente buena para alimentarlos. De esta misma forma se alimentan muchos otros albergues y comunidades religiosas. Había disciplina y castigos para quienes no cumplieran las reglas, asegura que Rosa Verduzco tiene un carácter fuerte, pero también era lo que se necesitaba para formar y controlar a tantos menores, en donde los castigos iban desde 100 sentadillas hasta lo físico, como última instancia. Así como el albergue está formado por menores abandonados por sus padres, hay otros que estaban en situación de calle, con problemas de adicciones o que sus parientes voluntariamente “entregaron” para que los “enderezaran”. Entre esos mismos padres están los que hoy reclaman a la autoridad que no los dejaban ver a sus hijos o que les pedían dinero a cambio. ¿?

            Tras la noticia, las autoridades han divulgado una serie de fotografías sobre las condiciones físicas del albergue, que con la cantidad de recursos que contaba, lo que sorprende es que no estuviera peor. ¿En qué condiciones están los albergues del DIF? No hay que olvidar que este albergue y otros funcionan porque el estado no tiene mejor alternativa.

            En la pagina La gran familia de Rosa del Carmen Verduzco en Facebook se pueden encontrar piezas de esta historia, que más allá de las publicaciones del creador, están los comentarios que data de hace un año. En estas publicaciones se encuentran algunas de quienes fueron parte del albergue y buscaban reconectar con antiguos compañeros, otros mandan mensajes de agradecimiento a la directora de La Gran Familia y llama la atención una serie de publicaciones de octubre del 2013 hechas por un usuario llamado Solo La Verdad, en estas menciona a “Kiro” administrador de la institución y lo acusa de haber tenido relaciones sexuales con una interna durante 5 años, además de golpear a los menores por instrucciones de la directora. Aunque el usuario advertía que haría más declaraciones, no hay nada más.


            ¿Es probable que hayan ocurrido abusos sexuales dentro del albergue? Por supuesto que es probable y deben de ser investigados y castigados. De la misma forma que deben ser investigados y castigados TODOS los casos de abuso sexual que ocurren en las escuelas, en las calles y dentro del seno familiar, en donde por cierto, se registran la mayor parte de los abusos. ¿Es Rosa Verduzco la mujer que había que detener con un operativo de la magnitud que se realizó? ¿Es una villana que alimentó, educó, dio techo y torturó a generaciones de menores abandonados? ¿Deberían los padres que entregaron a estos niños ser llevados también ante la justicia? ¿Por qué este caso? ¿Por qué esta historia la que nos decidieron contar? y ¿por qué así?


martes, 15 de julio de 2014

Lecciones sobre cómo NO arreglar un problema... por funcionarios de gobierno.

            La clase política seguramente está de luto porque terminó el mundial de futbol. Y no me refiero a los funcionarios, bueno, ex funcionarios de la Benito Juárez detenidos de Brasil, ni a los presidentes municipales que se fueron de vacaciones, los senadores que aprovecharon para regalarse televisiones o los diputados que tomaron recesos durante los partidos de la Selección Nacional. Me refiero a gran parte de la clase política capitalina, todo porque ahora hemos tenido tiempo para analizar a detalle lo que dicen, que bien podría ser una cátedra de un pésimo manejo de comunicación.

Lección #1 Si insistes en mentir, asegúrate de que no haya pruebas
Caso práctico: #LadyRotonda

            Victor Hugo Romo, delegado de la Miguel Hidalgo fue presa de un escándalo que duró más de una semana por un terrible manejo de la información. Todo surgió cuando se dio a conocer una serie de fotografías sobre una fiesta que la actriz Claudia Cervantes había llevado a cabo en la Rotonda de las Personas Ilustres. Había fotografías del evento, imágenes de las invitaciones, videos en instagram de los invitados felicitando a la festejada, mensajes en twitter sobre la fiesta y el primer funcionario de la delegación que declaró al respecto, insistió en que se había tratado de una filmación de un video musical. (Sí, el de las mañanitas a Claudia Cervantes). Al desastre de declaración, le siguió la destitución de un funcionario y las posteriores declaraciones del delegado aclarando que habían sido engañados. O sea, que se había pedido permiso para una filmación, pero en su lugar se había llevado a cabo una fiesta. (Lo que debió haber dicho el primer día, independientemente de que “la verdad” es sino la mejor opción, sí la más loable).

Lección #2 Si va a haber un castigo, que sea ejemplar
Caso práctico: La multa a la Lady Rotonda

Una semana después del escándalo, el delegado anunció que multaría a la productora, propiedad de Claudia Cervantes por haberlos engañado. La multa haciende a la “estrepitosa” cantidad de 500 salarios mínimos. No es que los poco más de $30,000 sean poca cosa, es que hacer una fiesta en donde los invitados son Siqueiros, Mariano Escobedo  y Agustín Lara entre otros… no tiene precio.


Lección #3 ¿Cómo organizar una fiesta sorpresa sin avisarle a festejado?
Caso práctico: El jefe de gobierno y los verificentros

Como balde de agua helada le han caído a buena parte de los capitalinos las medidas del doble hoy no circula, sobre todo, porque aun no hay una alternativa de transporte que nos haga a todos dejar el coche por propia voluntad. Para que esta medida sea efectiva, es importante que los Verificentros, brazo legitimador del programa Hoy No Circula, funcionen a la perfección. El diario Reforma presentó un reportaje en el cual dejaba ver como mediante una mordida, era fácil aprobar la verificación independientemente de la emisiones del automóvil. Lo que llevó como respuesta la brillante reacción del gobierno capitalino:

“Haremos operativos sorpresa a los verificentros”. ¡Sorpresa! Ya se los avisamos mediante un comunicado oficial. ¿No lo reportaron todos los medios? Mándenles un mail, no vaya a ser que no estén enterados y los agarremos en la maroma. Y entonces sí tengamos que reportar lo que vimos, que en realidad nunca vemos; como los vendedores de mercancía pirata en todas las esquinas o las bandas de asaltantes que recientemente aprovechan los semáforos para agarrar clientes en lo que dura el alto. Total, ya empieza la liga y nos volvemos a distraer.