Páginas

martes, 15 de julio de 2014

Lecciones sobre cómo NO arreglar un problema... por funcionarios de gobierno.

            La clase política seguramente está de luto porque terminó el mundial de futbol. Y no me refiero a los funcionarios, bueno, ex funcionarios de la Benito Juárez detenidos de Brasil, ni a los presidentes municipales que se fueron de vacaciones, los senadores que aprovecharon para regalarse televisiones o los diputados que tomaron recesos durante los partidos de la Selección Nacional. Me refiero a gran parte de la clase política capitalina, todo porque ahora hemos tenido tiempo para analizar a detalle lo que dicen, que bien podría ser una cátedra de un pésimo manejo de comunicación.

Lección #1 Si insistes en mentir, asegúrate de que no haya pruebas
Caso práctico: #LadyRotonda

            Victor Hugo Romo, delegado de la Miguel Hidalgo fue presa de un escándalo que duró más de una semana por un terrible manejo de la información. Todo surgió cuando se dio a conocer una serie de fotografías sobre una fiesta que la actriz Claudia Cervantes había llevado a cabo en la Rotonda de las Personas Ilustres. Había fotografías del evento, imágenes de las invitaciones, videos en instagram de los invitados felicitando a la festejada, mensajes en twitter sobre la fiesta y el primer funcionario de la delegación que declaró al respecto, insistió en que se había tratado de una filmación de un video musical. (Sí, el de las mañanitas a Claudia Cervantes). Al desastre de declaración, le siguió la destitución de un funcionario y las posteriores declaraciones del delegado aclarando que habían sido engañados. O sea, que se había pedido permiso para una filmación, pero en su lugar se había llevado a cabo una fiesta. (Lo que debió haber dicho el primer día, independientemente de que “la verdad” es sino la mejor opción, sí la más loable).

Lección #2 Si va a haber un castigo, que sea ejemplar
Caso práctico: La multa a la Lady Rotonda

Una semana después del escándalo, el delegado anunció que multaría a la productora, propiedad de Claudia Cervantes por haberlos engañado. La multa haciende a la “estrepitosa” cantidad de 500 salarios mínimos. No es que los poco más de $30,000 sean poca cosa, es que hacer una fiesta en donde los invitados son Siqueiros, Mariano Escobedo  y Agustín Lara entre otros… no tiene precio.


Lección #3 ¿Cómo organizar una fiesta sorpresa sin avisarle a festejado?
Caso práctico: El jefe de gobierno y los verificentros

Como balde de agua helada le han caído a buena parte de los capitalinos las medidas del doble hoy no circula, sobre todo, porque aun no hay una alternativa de transporte que nos haga a todos dejar el coche por propia voluntad. Para que esta medida sea efectiva, es importante que los Verificentros, brazo legitimador del programa Hoy No Circula, funcionen a la perfección. El diario Reforma presentó un reportaje en el cual dejaba ver como mediante una mordida, era fácil aprobar la verificación independientemente de la emisiones del automóvil. Lo que llevó como respuesta la brillante reacción del gobierno capitalino:

“Haremos operativos sorpresa a los verificentros”. ¡Sorpresa! Ya se los avisamos mediante un comunicado oficial. ¿No lo reportaron todos los medios? Mándenles un mail, no vaya a ser que no estén enterados y los agarremos en la maroma. Y entonces sí tengamos que reportar lo que vimos, que en realidad nunca vemos; como los vendedores de mercancía pirata en todas las esquinas o las bandas de asaltantes que recientemente aprovechan los semáforos para agarrar clientes en lo que dura el alto. Total, ya empieza la liga y nos volvemos a distraer.





2 comentarios:

  1. Eres una valiente. Gracias por denunciar de manera tan amena las atrocidades de nuestros flamantes funcionarios.
    Porfi! un análisis sobre Mireles, sobre cómo lo rasuraron.... pero ahora, Pam, antes de que nos jueguen el viejo truco de que: "derivado de los disturbios en el penal".... El Dr.quien ha resultado ser en verdadero líder; sea victimado y solo se convierta en una estadística mas.

    ResponderEliminar
  2. Jajajajaja, excelentes ejemplos. Políticos tontos.

    ResponderEliminar