Páginas

jueves, 17 de julio de 2014

Los claroscuros de Mamá Rosa

Los claroscuros de Mamá Rosa

            Parece mentira, pero en Michoacán, uno de los estados más peligrosos de México, el enemigo número 1, aquel que ameritó un operativo con participación del ejército, la policía federal y la PGR y una posterior conferencia de prensa para dar a conocer su detención, con nada menos que el Procurador General de la República y el gobernador de la entidad, es un mujer de 80 años.

            “Una mujer de 80 años tenía cautivos a 596 personas en un refugio, desde bebés hasta un adulto de 40 años”. Esto se leyó en diversas notas periodísticas que por supuesto, causaron conmoción. (Y no entiendo, por qué no incredulidad, suena casi imposible.) Seguidas de los testimonios que algunos de los rescatados comenzaban a dar a las autoridades en donde narraban abuso sexual, que hasta ahora todos parecen ser de uno de los trabajadores, y malos tratos. Es excelente como sociedad que nos indigne todo tipo de violencia, sobre todo la cometida en contra de un menor, pero esta historia no está completa. ¿Cómo llegaron esos menores al albergue? ¿En qué condiciones estaban antes de llegar? ¿Por qué los papás firmaron papeles cediendo derechos sobre sus hijos? El albergue funciona de 1947, atendiendo en promedio a 400 menores (hagamos la cuenta),  hasta el momento el número de relatos de las víctimas según la PGR son 12 y 50 denuncias. (Después regresamos a este punto)

            El albergue de Zamora recibía apoyos económicos de distintas instancias, algunos diarios apuntan a que la SEP otorgaba $50,000 al año y en el sitio http://www.zamora.gob.mx/2014/02/alcaldesa-entrega-apoyo-economico-a-la-gran-familia/ la presidenta municipal se toma la foto con un GRAN cheque por $13,900 para apoyar a La Gran Familia de Mamá Rosa. Los números son ridículos. ¿Cuánto cuesta mantener a 500 niños? Gilberto Beas, hoy empleado de la construcción que vive en California, formó parte del albergue desde que era prácticamente un bebé. Sus papás lo abandonaron ahí. Él cuenta que fue gracias a la educación que ahí recibió que es ahora un hombre de bien. Narra que uno de los trabajadores acudía a mercados y panaderías para conseguir la comida, aquella que ya no iba a ser vendida por no estar en las mejores condiciones y esa la que les daban, no buena para vender, suficientemente buena para alimentarlos. De esta misma forma se alimentan muchos otros albergues y comunidades religiosas. Había disciplina y castigos para quienes no cumplieran las reglas, asegura que Rosa Verduzco tiene un carácter fuerte, pero también era lo que se necesitaba para formar y controlar a tantos menores, en donde los castigos iban desde 100 sentadillas hasta lo físico, como última instancia. Así como el albergue está formado por menores abandonados por sus padres, hay otros que estaban en situación de calle, con problemas de adicciones o que sus parientes voluntariamente “entregaron” para que los “enderezaran”. Entre esos mismos padres están los que hoy reclaman a la autoridad que no los dejaban ver a sus hijos o que les pedían dinero a cambio. ¿?

            Tras la noticia, las autoridades han divulgado una serie de fotografías sobre las condiciones físicas del albergue, que con la cantidad de recursos que contaba, lo que sorprende es que no estuviera peor. ¿En qué condiciones están los albergues del DIF? No hay que olvidar que este albergue y otros funcionan porque el estado no tiene mejor alternativa.

            En la pagina La gran familia de Rosa del Carmen Verduzco en Facebook se pueden encontrar piezas de esta historia, que más allá de las publicaciones del creador, están los comentarios que data de hace un año. En estas publicaciones se encuentran algunas de quienes fueron parte del albergue y buscaban reconectar con antiguos compañeros, otros mandan mensajes de agradecimiento a la directora de La Gran Familia y llama la atención una serie de publicaciones de octubre del 2013 hechas por un usuario llamado Solo La Verdad, en estas menciona a “Kiro” administrador de la institución y lo acusa de haber tenido relaciones sexuales con una interna durante 5 años, además de golpear a los menores por instrucciones de la directora. Aunque el usuario advertía que haría más declaraciones, no hay nada más.


            ¿Es probable que hayan ocurrido abusos sexuales dentro del albergue? Por supuesto que es probable y deben de ser investigados y castigados. De la misma forma que deben ser investigados y castigados TODOS los casos de abuso sexual que ocurren en las escuelas, en las calles y dentro del seno familiar, en donde por cierto, se registran la mayor parte de los abusos. ¿Es Rosa Verduzco la mujer que había que detener con un operativo de la magnitud que se realizó? ¿Es una villana que alimentó, educó, dio techo y torturó a generaciones de menores abandonados? ¿Deberían los padres que entregaron a estos niños ser llevados también ante la justicia? ¿Por qué este caso? ¿Por qué esta historia la que nos decidieron contar? y ¿por qué así?


No hay comentarios:

Publicar un comentario